Dios es judío

por | Feb 8, 2017 | Artículos, John Harrigan

“Dios es judío.”

No puedes evitarlo. La conclusión es inevitable. Si Jesús era judío, y si Jesús era Dios, entonces Dios era judío y asumiendo que Él no cambia, lo sigue siendo hasta el día de hoy. Por supuesto, la Biblia anticipa esta realidad en el Antiguo Testamento cuando Dios se declara a sí mismo como “el Dios de Israel” (o una iteración similar) más de 300 veces. Pero el asunto realmente no es tanto uno de etnicidad sino más bien del tipo de historia – la “metanarrativa judía” – que está relacionada a los tratos de Dios conforme a sus pactos.

Para el tiempo del Nuevo Testamento, la historia judía había madurado grandemente y era representada por frases tales como “el reino de Dios”, “la resurrección de los muertos”, “el día final”, “el hijo de David”, etc. Durante los últimos cien años, académicos históricos tanto judíos como seculares han reconocido que estas frases del Nuevo Testamento encajan bastante cómodamente dentro de la metanarrativa judía preexistente de la época. Pero debido a las implicaciones de la encarnación, académicos evangélicos (y las multitudes que los siguen) generalmente se han negado a reconocer las realidades judías que infunden el Nuevo Testamento.

Desafortunadamente para ellos (especialmente cuando el fin de la era está sobre nosotros), Dios no cambia, y por lo tanto “los dones y el llamamiento de Dios son irrevocables” (Romanos 11:29). Aunque Dios es de hecho “el Señor de toda la tierra” (Salmo 97:5; Zac. 6:5), incluyendo de todos los gentiles (Romanos 3:29), Él será siempre primero y ante todo el Dios de Israel. Y las palabras del ángel Gabriel realmente se cumplirán: “Él será grande y será llamado el Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su padre David, y él reinará sobre la casa de Jacob para siempre; Su reino nunca tendrá fin” (Lucas 1:32-33).

Gabriel pudo haber declarado cualquiera de las metanarrativas gentiles rampantes en la iglesia de hoy, pero más bien confirmó claramente la popular metanarrativa judía de la época. La encarnación significa claramente que la visión de la Ley y los Profetas se cumplirá tal y como fue declarada. Y la cruz y la resurrección así lo demostraron (Hechos 1:7, 3:21, 5:31, etc.).

John Harrigan

John Harrigan

Autor contribuidor

John es un plantador de iglesias y misiólogo que actualmente sirve a Dios en el Medio Oriente junto a su familia. Su pasión es hacer discípulos y enseñar acerca de la Cruz, el regreso de Jesús y la Gran Comisión. Pueden visitar su sitio web gospelofchristcrucified.com.